Florencio Sánchez


Florencio Sánchez fue sin duda el primer escritor uruguayo que se destacó en el ámbito literario rioplatense, como autor de obras destinadas a la representación teatral. 

Y el primero que aplicó en el teatro llamado criollo no solamente los estilos del habla gauchesca, sino también los temas del ambiente ciudadano representando en sus obras los más diversos tipos sociales que frecuentó en ambas orillas del Río de la Plata de fines del siglo XIX y principios del XX. Con una alta dosis de dramatismo y textos que oscilan entre la descripción costumbrista y la denuncia social su obra se inscribió en un estilo que fue denominado realismo naturalista; en que se procuraba presentar personajes y situaciones más actuales y que no solamente empleaban un lenguaje concordante con el de la gente común de su época, - incluyendo frecuentes modismos localistas - sino también planteando los conflictos que se suscitaban en esa sociedad crecientemente afectada por la presencia de inmigrantes y las dificultades de su inserción social. Su aguda mirada se extiende sobre la clase media y sus recurrentes problemas alrededor de la institución familiar y la lucha por el ascenso social.


El 17 de enero de 1875, en el hogar de Olegario Sánchez y Josefa Mussante, en la montevideana calle Agraciada, nacía Florencio Antonio. Siendo Florencio niño sus padres se trasladaron a la ciudad de Treinta y Tres y luego a Minas; y a edad muy temprana publicó en un periódico local algunas crónicas satíricas. Hacia 1892 decidió radicarse en Buenos Aires, donde permaneció por dos años. A su retorno a Montevideo comenzó a trabajar como periodista en los diarios El Nacional, La Razón y El Siglo, en los que publicó entrevistas y especialmente crónicas policiales que adornaba incorporando dialogados de los protagonistas. Al estallar en 1897 el alzamiento nacionalista liderado por Aparicio Saravia, se incorporó a sus filas en seguimiento de la tradición partidaria de su familia.

Fue a partir de su traslado a la Argentina desde 1900 que comenzó a adquirir cierta notoriedad como periodista y partícipe en los círculos intelectuales de esa ciudad.
Luego de haber publicado diversos escritos de polémica literaria y política, el 13 de agosto de 1903 se estrenó en el Teatro de la Comedia de Buenos Aires su primer obra teatral, "M'hijo el dotor"; la cual tuvo resonante éxito con el que dio comienzo a una breve pero intensa presentación sucesiva de obras. En un corto período de siete años, Florencio Sánchez creó unas veinte obras de teatro, casi todas las cuales fueron representadas inmediatamente con total éxito de público; entre las cuales las principales fueron: La Gringa - 1904, En Familia - 1905, Barranca Abajo - 1905, Canillita, El Desalojo, Los Curdas, La Pobre Gente.
El 25 de setiembre de 1903 contrae matrimonio con Catalina Raventos.

La vida viciosa y disipada a que Florencio Sánchez se entregó desde muy joven, necesariamente hizo mella en su salud, llevándole a contraer la enfermedad de la tuberculosis.
De todos modos, luego de haber tenido por varios años el propósito de viajar a Europa para procurarse un mayor éxito teatral y económico; en el año 1909 Sánchez logró esta oportunidad. Llegó a Génova el 13 de octubre de 1909. Luego de haber viajado por diversas ciudades de Italia y del sur de Francia, se dirigió a Milán, que era un importante centro de actividad teatral.
Sin embargo, su enfermedad hizo crisis rápidamente, y luego de un apresurado viaje a Suiza, hacia donde le fuera indicado dirigirse para procurar su recuperación; debió retornar a Milán donde fue internado en un hospital. Falleció unos días después, el 7de noviembre de 1910, contando con la edad de treinta y cinco años.

"Si yo muero, cosa difícil, dado mi amor a la vida, muero porque he resuelto morir. La única dificultad que no he sabido vencer en mi vida ha sido la de vivir. Por lo demás, si algo puede la voluntad de quien no ha podido tenerla, dispongo: primero, que no haya entierro; segundo, que no haya luto; tercero, que mi cadáver sea llevado sin ruido a la Asistencia Pública, y de allí a la Morgue. Sería para mí un honor único que un estudiante de medicina fundara su saber provechoso para la humanidad en la disección de cualquiera de mis músculos."
- Testamento de Florencio Sánchez –


Nota
La fecha de su muerte fue elegida para conmemorar el "Día del Canillita".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada